Contacto Danubio

danubio2

Era un yate espectacular. Tendría al menos 20 metros de eslora y estaba atracado en uno de los muelles de lujo habilitados a orillas del Danubio. Dentro del yate toda clase de personalidades de la política, el espectáculo y el mundo empresarial charlaban y reía

Corín no se separaba de él, pero parecía extrañamente cohibida. Miraba de una lado a otros sin conseguir encontrar lo que aparentemente buscaba. Pero no era qué sino quién. Al final le vió. Se acercaron.

- Hola Marek

- Hola Iovanna, ¿es esta la persona?

- Sí. Marek, Manu; Manu Marek

Manu le saludó sin todavía saber el por qué de la presentación, pero en seguida se enteró.

- Manu, le dijo Marek, no me voy  a andar por las ramas. Nos ha costado muchos dar contigo. Sé que estás desconcertado y piensas que te has metido en un lío que te queda grande. Sabemos que has estado en contacto con el servicio de inteligencia francés y que alguno de sus agentes está infiltrado en esta fiesta, dijo mientras señalaba con la mirada a una discreta camarera ubicada en la esquina del salón; era la inspectora de la embajada.

- Es pronto para explicártelo, pero solo te puedo avisar que no te fíes, no es todo como parece.

- Solo te puede decir cosas, ¿estás seguro por qué murió tu hijo?

La pregunta le cogió por sorpresa y le heló la sangre.

- Sabemos que Josu ha contactado contigo, y me temo que todavía no sabes quién es ni qué se propone.

- Lee despacio este documento y en una semana volveremos a contactar contigo.

En ese momento le dio un bolígrafo y una libreta y le pidió que escribiera una dirección. Cogió el papel y le indicó que el bolígrafo era para el. En realidad llevaba un pendrive integrado.

Inmediatamente Marek se dio la vuelta y bajo a la cabina con Corín. No volvió  a verlos hasta una semana después.

 Accede a la página de votaciones

Se el primero en comentar